SOR ANA DE LOS ANGELES

 

Nació en Arequipa el 26 de julio de 1602, y fue hija del español Sebastián Monteagudo de la Jara y de la arequipeña Francisca Ponce de León. Muy pequeña fue a vivir en el monasterio de Santa Catalina, donde formó su profundo espíritu religioso. Sin embargo sus padres la retiraron del monasterio a los 10 u 11 años para casarla, lo que no sería nada extraño para esa época, en que los padres comprometían a sus hijas siendo aún menores de 14 años, edad mínima para un matrimonio válido.


Estando en su hogar paterno tuvo la visión de Santa Catalina de Siena, en el que le mostraba el hábito de las monjas dominicas de clausura. Entonces decide regresar al monasterio, conducida por un pequeño niño llamado Domingo. 


Sus padres al conocer el hecho, trataron de disuadirla, ofreciéndole joyas, pero ella se mantuvo firme. Su padre finalmente aceptó su decisión y la apoyó, pero su madre no pudo aceptarlo diciéndole que no regresara más a su casa. La dote que debía pagar al ingresar la dio su hermano Francisco, su madre a pesar de poder cubrir el monto, se negó rotundamente a hacerlo. Recibió los votos de profesión adoptando el nombre religioso de "de los Ángeles". Desde el principio practicó lo que había profesado, aspirando siempre a la perfección.

En una oportunidad, y por un periodo de tres años, fue elegida Madre Priora del Monasterio, cargo muy importante, que quiso rechazar, ya que según ella, no estaba capacitada para el puesto. Algunas religiosas la apoyaron y prometieron ayudarla, pero otras estaban en contra de ella, diciendo que como iba a ser Priora, alguien que no sabía leer ni escribir. Este cargo le trajo muchos problemas con algunas religiosas, quienes trataron de envenenarla hasta en tres oportunidades. Ellas se encontraban disconformes con las medidas de austeridad que había impuesto Sor Ana, durante su priorato y en el que exigió que todas las religiosas vistieran sus hábitos sin ningún adorno de oro.

MILAGROS Y PREDICCIONES

La estrecha relación de Sor Ana de los Angeles de Monteagudo con las almas del Purgatorio, fue determinante para sus predicciones, las mismas que generalmente fueron de carácter necrológico.


En varias oportunidades predijo enfermedades de algunos de sus allegados; para algunos predijo la cura, en el caso de otros, la inevitable muerte. Estos anuncios muchas veces fueron tomados con rechazo, desconfianza e incredulidad por las personas que de una u otra manera eran afectadas. Otros mas fueron los hechos extraordinarios que durante su vida realizó Sor Ana de los Angeles.


Las personas que la conocieron personalmente llegaron a señalar un total de sesenta y ocho predicciones todas cumplidas, realizadas por la venerable monja.

 

 

 

ULTIMOS AÑOS

Los últimos años de la venerable monja catalina transcurrieron en la oscuridad de la ceguera. Tenía mucha dificultad para caminar, sin embargo jamás se quejó o se sintió desdichada por correr esa suerte. A pesar que no existía ningún remedio eficaz para calmar sus terribles dolores, aceptó con toda humildad lo que el Señor le tenía preparado, siendo modelo de una entrega superior y de una plena y total confianza en Dios.


Antes de ser sepultada Sor Ana, un pintor captó sus facciones en un retrato, que es el único y verdadero testimonio gráfico que de su rostro ha quedado para la posteridad, ya que en vida evitó tan mundana gala.


El pintor había concurrido al Monasterio pese a que en esos días estaba afectado por fuertes dolores e incluso de una hinchazón generalizada de su cuerpo. Apenas concluyó de pintar el retrato de la venerable monja, en un pequeño lienzo y mientras salía por la portería, sanó completamente y de inmediato la enfermedad que lo había afectado en los últimos días, desapareció.


Sor Ana de los Angeles falleció el 10 de Enero de 1686. Muerta Sor Ana, no fue necesario embalsamar su cuerpo, por el buen olor que despedía.


Fue enterrada en el piso de tierra del Coro del templo del Monasterio.

 

Diez meses después, el cadáver de Sor Ana fue exhumado y encontraron el cuerpo fresco, sin mal olor y con flexibilidad comprobada de los músculos y articulaciones. Inclusive exhalaba un olor muy singular que no los dejaba moverse de aquel sitio.


Luego de su muerte los milagros continuaron; numerosos casos de personas que padecían alguna enfermedad y al encomendarse a Sor Ana o tocar alguna prenda que le perteneció, desaparecían los males que les aquejaban. Todos estos hechos motivaron a las monjas catalinas a unir testimonios y presentar una petición el 19 de julio de 1686, es decir a seis meses de su muerte, para que la venerable monja pase a ser la primera Santa de Arequipa.

En la visita que realizó el papa Juan Pablo II al Perú en 1985, visitó también Arequipa. Ocasión que sirvió para la ceremonia de beatificación de Sor Ana de los Ángeles Monteagudo el 2 de febrero de 1985.

. Necesita dos milagros probados para llegar a la santidad, la Santa Sede espera la documentación necesaria sobre  la desaparición de un tumor en la tiroides que padeció Arturo Rivasplata en 2010, éste es el milagro que aún espera ser comprobado en el vaticano, para que Monteagudo, logre subir a los altares. 

 

EL ROSTRO DE  SOR ANA DE LOS ANGELES

Luego de culminar la develación del rostro de tres de los santos peruanos más importantes; Santa Rosa de Lima, San Martín de Porres y San Juan Macías. Los jóvenes investigadores Cícero Moraes y Paul Miamoto miembros del equipo Brasileño de Antropología y Odontología Legal (Ebrafol) y miembros honorarios de la Sociedad Peruana de Odontologia Legal y Forense de Peru (SPOLFOC) anunciaron la develación del rostro de la beata Sor Ana de los Ángeles Monteagudo.

El proceso de reconstrucción del rostro de la beata en cuestión  necesita la digitalización del cráneo, proceso que se pudo concretar con las tomografías  del  cráneo. Es importante  también determinar la ancestralidad, datos históricos,  etc que pueden ayudar a determinar las características del rostro de Sor Ana de los Angeles, se debe entender que la aproximación del rostro no es al 100%, sino  estamos hablando de una aproximación del 85% aproximadamente.

Una vez obtenida las imágenes en 3D del Cráneo se procede a ingresar a los programas de diseño en 3D, en este caso son de código Libre, donde se le aplica la tabla de espesor de tejidos blandos escogida para  este fin, teniendo en cuenta la ancestralidad y  características particulares del cráneo en estudio.

Existen señas particulares como el color de cabello, características de la misma, color de piel, estatura, todo ello se recoge de la bibliografía consultada.

 En este tipo de estudios se combinan muchos talentos donde la ciencia y el arte se juntan y crean sinergia para el resultado final, con la globalización del conocimiento un solo personaje no puede acaparar el conocimiento, ya que le faltaría tiempo solo para la lectura integral de todas las ciencias necesarias para  su aplicación final puesto que  la tecnología de hoy es bastante dinámica y cada vez mas compleja. Por todo ello es importante  compartir el conocimiento en un trabajo en equipo, donde cada uno de los integrantes  es depositaria de una conocimiento y experiencia particular que se complementa entre las partes  involucradas. Desde estas líneas un agradecimiento a todos aquellos quienes  acotaron indirectamente  y directamente al desarrollo de los programas necesarios que fueron necesarios para realizar estos proyectos, debemos entender que sin los software de código abierto aplicados para nuestros proyectos  de reconstruccion forense de  rostros seguiríamos en la etapa manual  donde los materiales plásticos siempre son la materia prima para  este tipo de estudios. Hoy podemos decir que se hace reconstrucciones digitales y se imprime  los rostros en 3D gracias a la tecnología cibernética.

Edición:  CD. JUAN CARLOS QUIROZ MEJIA

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fotografía e imagenes : Fernando Morales (UIGV) y CICERO MORAES